EL DOCTOR MENGELE. UN JOVEN MEDICO CATOLICO SE CONVIERTE EN UN ASESINO

Home/Biografias/EL DOCTOR MENGELE. UN JOVEN MEDICO CATOLICO SE CONVIERTE EN UN ASESINO

Los horribles crímenes llevados a cabo por el Dr. Josef Mengele en el campo de concentración de Auschwitz durante la Segunda Guerra Mundial son bien conocidos y nuestros lectores pueden encontrar información detallada en otros lugares.

Lo que nos interesa aquí es destacar la trayectoria de un joven de clase media, convencido católico, interesado en la antropología y la medicina que llegó a convertirse en uno de los criminales mas horribles de la historia. Y como su actividad criminal pasó desapercibida al final de la guerra. Su nombre nunca figuró entre los acusados por crímenes de guerra en el tribunal de Nuremberg lo que permitió a Mengele seguir viviendo en Alemania sin ser molestado. Y cómo pudo instalarse en diversos países de América del Sur, a veces con nombre supuesto pero a veces con su nombre real, Hasta morir de muerte natural en Brasil en 1979.

UN JOVEN CATOLICO DE CLASE MEDIA

Nace en la pequeña ciudad Bávara de Gunzburgo en marzo de 1911. Segundo hijo de una familia de clase media, su padre era un industrial de maquinaria agrícola que a base de mucho trabajo llegó a conseguir una posición acomodada. Profundamente católico, siempre se presentó como tal en todas las ocasiones, como figura en la documentación de sus años de estudiante.

UN ESTUDIANTE QUE SE INFECTA DE NAZISMO

Estudia en las Universidades de Munich, Viena y Frankfurt en los años en los que el Nacional Socialismo hacía importantes avances en la confusa situación política de Alemania. En este ambiente, Mengele como tantos otros jóvenes alemanes simpatiza con el Nazismo, que todavía no había desvelado sus verdaderas intenciones, y se incorpora a una de sus asociaciones, los Cascos de Acero.

En 1935 se doctora en Antropología en la Universidad de Munich, con una disertación sobre la diferencia morfológíca entre los cráneos de los nórdicos comparados con los cráneos de las gentes del sur de Europa. Clasifica así a los europeos en dos grupos raciales. Esta tendencia temprana al racismo pudo estar influenciada por el ambiente efervescente del Nacional Socialismo en Munich por aquellos años, lo que llevará a Mengele a ingresar en las Juventudes Nazis en 1934.

SE HACE MEDICO

Se traslada Frankfurt donde trabaja con el profesor Von Verschmer en el Instituto de Biología Hereditaria e Higiene Racial. Se doctora en Medicina en 1938, aquí en Frankfurt, con una disertación sobre los factores hereditarios del labio leporino. En 1937, ya infectado de pleno por el Nazismo, ingresa en las SS.

El futuro profesional de Mengele estaba claramente orientado hacia la vida académica. Su mentor, el profesor Von Verschmer, con su gran influencia en el medio universitario, le dio cartas de recomendación en este sentido. Tan metido estaba Mengele en esta ambiente, que incluso se casó con la hija de uno de sus profesores. Pero la guerra lo había de cambiar todo.

LA GUERRA LO CAMBIA TODO

En 1938 y 1939 realiza el servicio militar obligatorio en una unidad de infantería de montaña. Pero en 1940, ya en marcha la Segunda Guerra Mundial, es destinado como médico al ejército de tierra, función en la que permanecerá durante los siguientes tres años. Participa en las operaciones militares en Rusia y Ucrania. Es destacado por sus acciones en el campo de batalla y condecorado con la Cruz de Hierro. Herido en combate, es repatriado por considerarle ya inútil para la acción militar.

EN EL CAMPO DE CONCENTRACION DE AUSCHWITZ

Mengele se traslada directamente desde el frente a su nuevo destino, el campo de concentración de Auschwitz. Llega en mayo de 1943 con la aureola de un héroe, herido de guerra y en posesión de la más prestigiosa condecoración militar, la Gran Cruz de Hierro.

Las funciones de Mengele en Auschwitz eran las mismas que los demás médicos. Seleccionaba a los prisioneros según llegaban hacia la cámara de gas. Provocaba la muerte directa mediante inyecciones de fenol. Pero lo que ha dado a Mengele una fama más siniestra son los experimentos realizados en los prisioneros, verdaderos cobayas humanos. Experimentó con el gas Zyclon B en las cámaras de gas. Se reservaba a algunos prisioneros que se salvaban de ser gaseados para ser sometidos s diversos experimentos, como ser infectados con enfermedades como el tifus y el paludismo. Estudió los efectos de los gases de guerra en los humanos. Produjo quemaduras con fósforo para probar diversos tratamientos. Hizo atroces experimentos quirúrgicos sobre huesos, nervios y tendones. Pero sobre todo, y este tal vez fue el motivo que llevó a Mengele a solicitar destino en Auschwitz, tuvo un gran interés en experimentar sobre hermanos gemelos, que apartaba para su laboratorio según llegaban al campo de concentración.

El individuo de clase media, católico reconocido, que estudió la carrera de medicina y mostró interés por los problemas genéticos, médico militar que llegó a ascender a capitán por méritos de guerra, se había convertido en un asesino. Nuestros lectores pueden encontrar en otras publicaciones la descripción precisa de todos los crímenes cometidos por el Dr. Mengele en el campo de concentración de Auschwitz.

EL FIN DE LA GUERRA. COMIENZA LA HUIDA

Ante la inevitable derrota de los ejércitos alemanes y el avance de las tropas soviéticas, el 17 de enero de 1945 los médicos de Auschwitz se trasladan al campo de concentración de Gross Rosen en la Baja Silesia, más lejos del frente de guerra. Pocos días después, el 27 de enero, las tropas rusas entran en Auschwitz y descubren todos los horrores allí cometidos.

En febrero, Mengele huye de Gross Rosen escapando de los soviéticos que avanzan rápidamente casi sin encontrar resistencia. Cae en manos de ejército americano que avanzaba en dirección contraria pero Mengele, que usaba su verdadero nombre, no fue identificado como posible criminal de guerra y fue liberado pocos meses después.

Mengele tiene que buscar trabajo para mantenerse y para pasar inadvertido pues teme que antes o después se descubra su macabra obra. Trabaja como granjero, todavía con su verdadero nombre. En el juicio de Nuremberg, es mencionado en algunas ocasiones pero no se le considera suficientemente implicado en crímenes de guerra para ser juzgado.

EMIGRA A AMERICA DEL SUR

En Abril de 1949, cuatro años después del final de la Segunda Guerra Mundial, a pesar de no ser perseguido, Mengele decide abandonar Alemania por si su suerte cambiaba. Emigra a Argentina usando un nombre falso durante el viaje. Pero en Argentina vuelve a utilizar su nombre real y consigue la nacionalidad argentina en 1959. Trabaja como comercial de maquinaria agrícola, como representante de la empresa familiar. Recordemos que su padre se dedicaba a este tipo de maquinaria en Alemania. Llegó incluso a regresar de vacaciones a Alemania y a pasar unos días en su ciudad natal, Gunzburgo.

POR FIN SE DESCUBRE SU HISTORIA

Pero en 1958 un escritor Alemán, Ernst Schnabel, descubre la macabra historia de Mengele cuando investigaba la biografía de Anna Frank. Es entonces cuando el mundo se entera de la horrible obra de Mengele y comienzan los esfuerzos para encontrarle y capturarle. Pero Mengele es hombre escurridizo y está bien arropado por muchos alemanes residentes en América del Sur. Se traslada a Brasil, ya con nombre falso, y se dedica a la agricultura con unos amigos. Fallece en 1979 de un derrame cerebral y es enterrado con su nombre falso de Wolgang Gerhard. Uno de los criminales más espantosos dela historia murió en su cama de muerte natural 34 años después de cometidos sus asesinatos.

¿PERO ES QUE NADIE SE DIO CUENTA?

¿Pero es que nadie se dio cuenta? ¿Como pudo Josef Mengele pasar desapercibido durante tantos años? Sus crímenes quedaron sin castigo.

Para la realización de este artículo nos hemos apoyado en las siguientes referencias:

Robert Jay Lifton. The Nazi Doctors. Medical Killing and the Psychology of Genocide. The Perseus Books. 1986.

Mariano Fontrodona. El Siniestro Doctor Mengele. Historia y Vida. Consultorio. Nº 182. Mayo1983.

Vicente Ruvira Ballester. Doctor Mengele, Angel de la Muerte de Auschwitz. Historia y Vida. Nº 265. Abril 1990.

2019-11-06T14:13:55+00:00 septiembre 10th, 2019|Categories: Biografias|0 Comments

Leave A Comment

Avada WordPress Theme