EL DR. JONAS SALK. EL MEDICO QUE VENCIO A LA POLIOMIELITIS.

Home/Biografias/EL DR. JONAS SALK. EL MEDICO QUE VENCIO A LA POLIOMIELITIS.

 

La historia del Dr. Jonas Salk tiene aspectos edificantes y contradictorios. Por un lado, desarrolló primero una vacuna contra la gripe, vacuna que por primera vez era muy efectiva contra esta enfermedad epidémica. Después desarrolló una vacuna contra la poliomielitis con la que se erradicó esta terrible enfermedad prácticamente en todo el mundo.  De esta manera el Dr. Salk se convirtió en un personaje muy popular, casi un héroe para el hombre de la  calle que comprobó muy directamente los beneficios de su trabajo. Pero por otro lado, el Dr. Salk nunca vio reconocida su labor de investigación ni sus logros por la comunidad científica que, tal vez corroída por los celos, siempre le consideró como un oportunista con suerte pero no un verdadero investigador.  En sus últimos años Salk construye el Instituto  de Biomedicina que todavía hoy, muerto ya su autor, constituye uno de los centros de investigación biológica más importantes del mundo.  Nunca fue aceptado como miembro de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos ni, por supuesto, nunca fue considerado un candidato al Premio Nobel.

UNA FAMILIA DE INMIGRANTES JUDIOS

La madre del Jonas Salk, Dora Press, nació la ciudad rusa de Minsk durante el reinado del Zar Alejandro II. Cuando el Zar es asesinado en un atentado, se desarrolla una persecución contra los judíos en un ambiente de antisemitismo que solo estaba esperando una excusa para manifestarse violentamente.  La familia emigra a los Estados Unidos y Dora llega a Nueva York en 1898 a los 13 años de edad. Trabaja como costurera en la industria de la confección como tantos inmigrantes pobres.

La familia paterna, también de origen judío, proviene de Lituania y emigra a los Estados Unidos a finales del siglo XIX.  Se instalan en Nueva York donde crían a siete hijos. El mayor, Daniel, nace en 1890.

Daniel Salk y Dora Press se casan en 1912. Su hijo Jonas, el protagonista de esta historia, nace en Nueva York el 28 de octubre de 1914.

INFANCIA Y JUVENTUD

Los Salk se trasladan de East Harlem al Bronx y es aquí donde Jonas acude al colegio público, donde se muestra como un buen estudiante. A los doce años entra en la escuela preparatoria de Towsend Harris Hall. Estudia fundamentalmente humanidades y algo de ciencias. Domina el latín y el francés. A los 16 años de  edad ingresa en el City College de Nueva York, una institución prestigiosa y gratuita donde la mayoría de los estudiantes eran judíos. El paraíso judío, lo llamaban los estudiantes de otras escuelas.

LOS ESTUDIOS DE MEDICINA

En 1934 ingresa en la facultad de medicina de la New York University.  Las clases prácticas las lleva a cabo en el prestigioso Bellevue Hospital.  La carrera de medicina duraba cuatro años, los dos primeros en ciencias básicas y los dos últimos dedicados a la clínica en el hospital. Al finalizar los dos primeros años, Jonas Salk hace un alto en sus estudios de medicina y dedica un año a estudiar y trabajar en el departamento de bioquímica. Aprovechó este año para familiarizarse con las técnicas de cultivo de gérmenes que tanto le iban a servir en su futuro como investigador. Termina la carrera en 1939 y a los pocos días contrae matrimonio con Donna Lindsay, la hija de un prestigioso dentista de Nueva York.

En 1940 Ingresa en el hospital Monte Sinaí, también en Nueva York, para realizar dos años de internado. Al terminar, decide dedicarse a la investigación en lugar de la clínica.

LOS COMIENZOS DE UN INVESIGADOR

Solicita ingresar como investigador en el Instituto Rockefeller  y en la Columbia University, ambas en Nueva York, pero es rechazado.  Finalmente, en 1942 es aceptado en la Universidad de Michigan, en el campus situado en la ciudad de Ann Arbor.  Su jefe sería Thomas Francis  que había sido su profesor en Nueva York  Thomas Francis estaba estudiando la posibilidad de desarrollar una vacuna contra la gripe, y Jonas Salk se puso a trabajar en este campo.

LA VACUNA DE LA GRIPE

0en 1931, Richard Shope del Instituto Rochefeller, había descubierto que el agente causante de la gripe era un virus. Salk y su jefe Thomas Francis se pusieron a trabajar con la intención de desarrollar una vacuna.  La epidemia de gripe de 1918, la llamada gripe española, había causado muchos miles de muertos en los Estados Unidos.  Descubren que la virulencia del virus era distinta en cada epidemia y que en realidad existían dos virus, que llamaron A y B.  Salk propone desarrollar una vacuna con virus inactivados (muertos) pero encuentra la oposición de la comunidad científica que consideraban que los virus muertos no producían anticuerpos y por lo tanto no podían producir inmunidad.  Salk demuestra, por primera vez, que los virus muertos también pueden producir inmunidad.  En 1942 y contra el criterio de muchos, realiza las primeras pruebas con vacunas de virus muertos en ocho mil pacientes de instituciones psiquiátricas después de obtener los consabidos permisos. Comprobó que esta vacuna producía inmunidad en la mayoría de los vacunados.  El ejército se interesa por esta vacuna y en 1943 se realiza un estudio doble ciego en doce mil miembros de las fuerzas armadas.  Solo el dos por ciento de los vacunados se contagian de la gripe.  En 1945 se vacunan ocho millones de soldados y la vacunación también se generaliza entre la población civil.  La vacuna de virus muertos es eficaz según la tesis defendida por Jonas Salk. Desde entones esta vacuna se  utiliza en todo el mundo.

UNIVERSIDAD DE PITTSBURGH. LA VACUNA DE LA POLIOMIELITIS

En el otoño de 1947, el Dr. Jonas Salk deja la Universidad de Michigan y se traslada a la Universidad de Pittsburgh, en el Estado de Pennsylvania. Por fin va a ser su propio jefe y va a poder organizar las investigaciones a su gusto. El laboratorio de Pittsburgh es pequeño y mal acondicionado y Salk dedica todo su esfuerzo en convencer a la Universidad para mejorarlo. Continúa sus investigaciones alrededor de los virus de la gripe y las mejoras de las vacunas.

Pero de alguna forma, el director de la Fundación Nacional de la Parálisis Infantil (parálisis infantil más conocida como poliomielitis), Harry Weaver, conocedor de la capacidad de Jonas Salk en el estudio de los virus, le propone dedicarse al estudio del poliovirus y sus posibles variantes con la intención de conseguir una vacuna eficaz contra esta terrible enfermedad. La Fundación se comprometía a conseguir los fondos necesarios para esta investigación.

POR DONDE COMENZAR

Ya en 1908 el investigador austriaco Karl Landsteiner obtuvo un ultrafiltrado de tejido nervioso infectado con el que conseguía transmitir la poliomielitis en el animal de experimentación.  Años después, el investigador sueco Carl Kling consigue aislar el virus en el tejido nervios infectado y también aisló en mismo virus en el intestino sano de los pacientes.  Los epidemiólogos establecieron que la enfermedad producida por el poliovirus era muy contagiosa, afectaba al tejido nervioso produciendo parálisis muscular de diversos grados. Los leves se recuperaban totalmente pero los más graves dejaban severas parálisis permanentes. Si la parálisis afectaba a los músculos respiratorios los pacientes tenían que ser tratados en un pulmón artificial (llamado pulmón de acero) y muchos morían.  En 1916 se produce una epidemia de poliomielitis en los Estados Unidos causando al menos siete mil muertos.  Pero el país estaba más preocupado por su participación en la Primera Guerra Mundial y no se prestó demasiada atención a esta enfermedad.

LA POLIOMIELITIS DEL PRESIDENTE ROOSEVELT.

En 1921, un joven adinerado, abogado con grandes aspiraciones políticas llamado Franklin Delano Roosevelt contrae la poliomielitis a resultas de la cual desarrolla una parálisis permanente de los miembros inferiores que le obligan a caminar con el uso de unas muletas o  una silla de ruedas. Roosevelt no se dejó vencer por esta tragedia y continuó su carrera política sin ocultar sus limitaciones físicas. Consiguió ser elegido Gobernador del Estado de Nueva York en 1929 y Presidente de los Estados Unidos en 1932. La poliomielitis de Roosevelt, muy llamativa por su gran presencia mediática, encendió el interés por esta enfermedad en todo el país.  El propio Presidente se dedica a buscar fondos para la investigación y organiza los llamados Bailes del Presidente (su lema era: baila para que otros puedan andar) para recaudar fondos con lo que se consigue más de un millón de dólares.  Para no mezclar la política con la investigación, de dejan de organizar estos bailes y se piden donativos a los ciudadanos: diez céntimos para la polio. Se llegan a recaudar moneda a moneda diez y ocho millones de dólares.

En 1937 se constituye la Fundación Nacional de la Parálisis Infantil con el objeto de organizar y canalizar la obtención de más recursos para la investigación. En 1945 muere repentinamente el Presidente Roosevelt de un derrame cerebral. Poco después Harry Wever es nombrado Presiente de la Fundación de la Parálisis Infantil. Es Weaver quien acude a Jonas Salk como hemos referido más arriba.

LA INVESTIGACION Y SUS ENEMIGOS.

En 1948 Jonas Salk recibe por primera vez una ayuda de la Fundación Nacional de la Parálisis Infantil. Se trata de 148.000 dólares  para su laboratorio de Pittsburg.  Lo más inmediato es determinar cuantos virus son responsables de la poliomielitis. Por fin en 1951 se confirma que hay tres virus responsables por lo que cualquier vacuna requería contar con estos tres virus.  Cuando Salk presenta este hallazgo, se encuentra con que algunos investigadores no aceptan sus métodos ni sus resultados. A la cabeza de sus oponentes estaba el investigador Albert Sabin.

UN INCISO. ALBERT SABIN

Albert Sabin nació en la ciudad rusa de Bialystoc en agosto de 1906 en una familia judía. Emigran a los Estados Unidos en 1921. Un familiar le ayuda económicamente a estudiar la carrera de medicina en la New York University  y posteriormente hace su residencia en el hospital Bellevue. Nótese que cuando Sabin ya era médico, Jonas Salk todavía era estudiante en la misma Universidad.  Sabin decide dedicarse  la investigación y estudia virología durante un año en el Instituto Lister de Londres.  Posteriormente ingresa en el Instituto Rockefeller de Nueva York.

Sabin era un reconocido virólogo que había desarrollado vacunas contra el dengue y la encefalitis.  Se dedica a desarrollar una vacuna contra la poliomielitis usando virus vivos atenuados para ser administrados por vía oral. Nunca aceptó la posibilidad de desarrollar una vacuna con virus inactivados (muertos) que era el propósito de Jonas Salk.  Sabin criticó  y se opuso durante toda su vida a la vacuna de Salk, incluso cuando ya se había demostrado su gran eficacia.

SIGUE LA INVESTIGACION

Jonas Salk desarrolla una vacuna con virus inactivados con formalina utilizando los tres tipos de virus conocidos. Comprueba en el animal de experimentación su inocuidad y su efecto antigénico. En 1952 se realizan las primeras pruebas en humanos donde se confirma de nuevo la inocuidad y el efecto antigénico de la vacuna. El propio Jonas salk se inocula para demostrar su confianza en esta prueba.  Cuando presenta en enero de 1953 sus hallazgos al comité de Inmunización, el órgano que aprobaba las vacunas,  Salk se encontró con un rechazo total y fue acusado de usar métodos poco creíbles.  A la cabeza de sus críticos estaba Albert Sabin.  No era posible, decían, obtener esos resultados con vacunas de virus muertos.

LA PRUEBA FINAL

En 1953 se declararon en los Estados Unidos casi treinta y seis mil casos de poliomielitis. En 1954 otros treinta y nueve mil. El único tratamiento con alguna efectividad, muy limitada, era la gamma globulina. La presión social e incluso gubernamental obligó a los investigadores a pasar de tanta discusión a la acción. El 26 de abril de 1954 comienza un estudio doble ciego a nivel nacional, utilizando la vacuna Salk de virus inactivados. 750.000 niños fueron inyectados con vacuna activa y otros 725.000 con placebo. El estudio fue controlado por   especialistas ajenos a la investigación y a los debates pro y anti vacuna. Todo financiado por la Fundación Nacional de Parálisis Infantil,  que quedó casi sin fondos.  La recogida de resultados es complicada pues hay que cruzar 44 millones de datos por medio de fichas perforadas de IBM. Los ordenadores todavía no existían.

En Abril de 1955 se informa de los resultados. La vacuna es muy efectiva y los efectos secundarios muy escasos.  La vacunación masiva puede comenzar. Seis años después la poliomielitis está erradicada en los Estados Unidos gracias a la vacuna Salk.  Canadá, Dinamarca y otros países vacunan masivamente.

La respuesta social es enorme. Aunque la vacuna es el resultado de la investigación de un grupo de la Universidad de Pittsurgh con Jonas Salk a la cabeza, es Salk el que recibe toda la atención de los medios muy a su pesar.  Actores de Hollywood, como Marlon Brandon y Dany Kaye, le felicitan. Tiene ofertas del cine y de la industria editorial, pero las rechaza.  Se le otorga la Medalla del Congreso y el presidente Eisenhower le recibe en la Casa Blanca para felicitarle personalmente.

Pero la comunidad científica sigue sin reconocerle. No es admitido en la Academia de Ciencias y las propuestas para el Premio Nobel son rechazadas. Sus enemigos le consideran un simple artesano de las vacunas y no un investigador. Algunos, como Albert Sabin, siguen negando la eficacia de la vacuna.

LA VACUNA SABIN

En 1956 Albert Sabin, por fin, tiene preparada su vacuna oral de virus vivos atenuados. Es fácil de administrar en un terrón de azúcar, sobre todo a los niños. Sabin elude las complicaciones de la administración americana y prueba la vacuna en el Congo, México,  Singapur, Checoslovaquia y, sobre todo, en la Unión Soviética. Muchos le critican por haber realizado las pruebas en países donde los controles no eran adecuados. Pero la vacuna rápidamente se impone en casi todo el mundo. No sin problemas, pues aparecen casos de poliomielitis en familiares de vacunados que no estaban inmunizados, ya que el virus vivo atenuado se elimina por el intestino.  No es este el lugar de discutir las ventajas de cada vacuna, pero hoy en día la mayoría de los países occidentales han vuelto a la vacuna de virus muertos por vía inyectable.

La vida de Sabin tampoco fue fácil. En 1970 Sylvia, su esposa durante treinta años, se suicida. A los nueve meses del funeral, Sabin se casa de nuevo pero se divorcia  al cabo de un año. Poco después se vuelve a casar, esta vez con una mujer de origen brasileño. Fue operado del corazón, un triple bypass. Fallece en 1983.

EL FINAL

Después de toda una vida dedicada a la virología y al desarrollo de las vacunas de la gripe y de la poliomielitis, el Dr. Jonas Salk decide cambiar su vida completamente. Aquí solo haremos un breve resumen pues nuestros lectores pueden encontrar más información en la bibliografía que aportamos y en otras fuentes.

Su gran obra de madurez fue la construcción del Instituto de Investigación Biológica en La Jolla, un suburbio de la ciudad de San Diego en California. Su deseo era construir un lugar donde pudiese desarrollarse la investigación científica junto a la filosofía y las humanidades.   Consiguió reunir un plantel de grandes científicos, como Francis Crick, Premio Nobel por su descubrimiento de la estructura del ADN. También Leo Szilard, componente del proyecto Manhattan que desarrolló la reacción nuclear en cadena.  Y Jacques Monod, premio Nobel por su descubrimiento del ARN mensajero. Este proyecto pasó por graves dificultades económicas pero finalmente fue reconvertido en un centro de investigación básica, dejando al lado el aspecto filosófico y humanista. En la actualidad el Instituto de Investigación Biológica, hoy conocido como Instituto Salk, goza de buena salud económica y puede considerarse como uno de los centros  de investigación biológica más importantes del mundo. Con la nueva estructura, Jonas Salk fue perdiendo influencia en la gestión de su Instituto. Dedicó sus últimos años de investigador al cáncer, la esclerosis múltiple y el sida. Se retira en 1984 al cumplir los 70 años,  con el título honorífico de Presidente Fundador. El Presidente Carter le otorga la Medalla de la Libertad junto a Luther King, este último a título póstumo.

En 1972 reunió sus escritos en un libro, Man Unfolding, en el que expresa su recelo a una sociedad que puede enviar un hombre a la luna pero no puede resolver el hambre en el mundo.  Es un gran éxito editorial como algunos otros libros que escribe después.

Su vida familiar se resquebraja. Se divorcia de su esposa Donna en 1968.  En 1970 se casa con Francoise Gilot, pintora francesa que había estado casada con Picasso con quien tuvo dos hijos, Claude y Paloma.

En 1995 fallece de una insuficiencia cardiaca.

 

Este artículo se ha realizado con la ayuda de los siguientes textos:

Charlotte De Croes Jacobs. Jonas Salk. A Life.  Oxford University Press. 2015.

Jaques Monod. El Azar y la Necesidad. Tusquets Editores. Barcelona 2015

Francisco Cardona Castro. Roosevelt  En Su Centenario. Historia y Vida. Nº 177. 1982.

 

 

 

 

 

2018-08-10T09:24:24+00:00 agosto 10th, 2018|Categories: Biografias|1 Comment

One Comment

  1. Magnolia 15 marzo, 2019 at 10:31 am - Reply

    Hi there! Such a good write-up, thanks!

Leave A Comment

Avada WordPress Theme