Los guantes del cirujano

Home/Practica medica en la historia/Los guantes del cirujano

Todo el mundo sabe, porque lo ha visto en el cine o en alguna serie de la televisión que, cuando van a operar, los cirujanos se ponen unos guantes muy finos hechos de goma o de otro material elástico como el latex. También se ponen unas batas estériles y se cubren con un gorro para a cabeza y una mascarilla para la boca. Toda esta vestimenta tiene como objeto aislar el campo operatorio de cualquier posible contaminación y evitar asi la infección. Pero no siempre ha sido asi.

Hasta el último tercio del siglo XIX los cirujanos operaban vestidos de calle y sin guantes. La cantidad y gravedad de las infecciones quirúrgicas era enorme. Pero es que hasta 1863 no se sabía cual era la causa de las infecciones. En ese año el bacteriólogo francés Louis Pasteur descubre los gérmenes y demuestra que son los causantes de la infección. Con esta información, el cirujano de Galsgow Joseph Lister utiliza el ácido fénico directamente sobre las heridas con lo que el número de infecciones se reduce de forma espectacular.

Desde entonces los cirujanos, que operaban con las manos desnudas, comienzan a lavarselas sistemáticamente antes de operar. Utilizan para ello diversos desinfectantes como el fenol usado por Lister o compuestos mercuriales como el sublimado. El problema es que estas sustancias eran muy tóxicas e irritantes para la piel.

Viajemos ahora a los Estados Unidos. En el año 1886 llega la noticia. El Dr. William Halsted, jefe de cirugía de a Universidad John Hopkins de Baltimore, se encuentra con el mismo problema. Y sucede que su enfermera de quirófano, Carolina Hampton, de piel más fina que la de los cirujanos, sufre lesiones tan importantes que le obligan a dejar la sala de operaciones. Las cremas potectoras no resuelven el problema. El Dr. Halsted tiene entonces una idea: encaga a la Goodyear Rubber Company la confección de unos guantes de goma muy fina que se adaptasen de forma tal que no dificutasen el movimiento de las manos. Los problemas de la enfermera se resolvieron por completo y el resto de los miembros del equipo quirúrgico no tardaron en utilizar los guantes.

Esta es la historia que nos cuentan a los cirujanos. Seguramente ya se usaban por entonces algún tipo de guantes pero no tan finos y manejables como los del Dr. Halsted, que es quien finalmente se lleva el mérito.

Por cierto que poco después el Dr. William Halsted se casó con la señorita Carolina Hampton.

2017-05-13T10:25:56+00:00 marzo 22nd, 2017|Categories: Practica medica en la historia|0 Comments

Leave A Comment

Avada WordPress Theme